Es un emprendimiento donde se trabaja el vidrio: cortando, soldando, pintando. Los mandalas y los terrarios geométricos de vidrio son los principales protagonistas, pero eso no impide disfrutar y hacer otras artesanías como pintar cuadros, objetos, relojes, espejos, repujar aluminio. Muchas veces sólo basta que el cliente venga con la idea. Se vende al por mayor y menor, y se hacen envíos a todo el país.